Historia de las revoluciones

La Revolución boliviana de 1952, PARTE 2

15 Sep 2007   |   comentários

Después de la insurrección desviada en julio de 1946, tras el ascenso de la burguesía rosquera y el partido estalinista (PIR) al gobierno, existió una crisis revolucionaria abierta, donde los trabajadores, con el impulso de la tesis de Pulacayo luchan por el cambio de su situación, aunque en medio de una ofensiva represiva del gobierno.

Por un lado las famosas tesis de Pulacayo impactaron a sectores cada vez más amplios de los trabajadores mineros. Guillermo Lora1 apunta al respecto: «La clase trabajadora, principalmente la de las minas, fue guiada durante los seis años negros años de lucha por los principios de las tesis de Pulacayo»2. La ofensiva de los trabajadores se expresó de múltiples formas: el auge del POR (partido de filiación trotskista) y su relación con el proletariado minero le permitió conquistar, en las elecciones de enero de 1947, cuatro diputados obreros y un senador, en 1947 se formó el Bloque Minero que permitió el uso del parlamento como una tribuna de las posiciones obreras, (puesto que llamaban a la realización de partes del programa de Pulacayo, y denunciaban el carácter asesino del gobierno rosquero en las masacres y represión de distintas huelgas), el Quinto Congreso de los mineros3 incorporó, además de las delegaciones sindicales, a representantes de provincias campesinas con reivindicaciones agrarias, de huelgas en varias minas al sur del país en 1948 y ya en 1950 se realizó una importante huelga general.

Del lado del gabinete de unidad nacional compuesto por el PIR y los representantes de la minería rosquera, el temor a la radicalización del proletariado fue evidente puesto que reprimieron muchas de sus acciones de lucha: la masacre de La Paz y la masacre en la mina Siglo XX, realizada por el ejército y 1500 carabineros, la masacre del Potosí en febrero de 1947 contra mineros huelguistas; la política del estalinista PIR, que tachó las acciones de los trabajadores como «una conspiración nazi fascista» auspiciaron la terrible represión adoptada por el gobierno de Hertzog.4
Con el avance de la política represiva del gobierno e intentando desmantelar toda organización que se opusiera a los planes rosqueros, el MNR5 y el POR fueron obligados a actuar en la clandestinidad.

Abril de 1952: La revolución proletaria y las milicias obreras mas importantes de Latinoamerica

En 1952 el gobierno intenta contener el avance de los trabajadores con el llamado a las elecciones. El MNR, lanzó la formula Victor Paz Estensoro-Siles Zuazo, triunfando gracias a que logró acercarse a sectores oprimidos de las masas, tras apropiarse del programa de las tesis de Pulacayo de forma distorsionada y oportunista, confundiéndose ante las masas el programa del POR con el del MNR.

El gobierno declaró nulas las elecciones. El MNR, bajo la dirección del militar Antonio Seleme, preparó un levantamiento luchando por el reconocimiento del triunfo de Victor Paz Estensoro en abril de 1952.
El pueblo pobre y los trabajadores mineros, auspiciados por el MNR, hartos de la terrible situación de opresión y explotación, desatan el levantamiento revolucionario mas importante de la historia de Bolivia. El ejército utiliza morteros, cañones y las armas más avanzadas financiadas por el gobierno norteamericano. El enfrentamiento arrastra a los sectores más radicalizados de la población y se produce una violenta insurrección. Un sector fue determinante para la lucha de las masas: el proletariado minero. Mientras el ministerio militar del gobierno y el general Seleme enfrentaban una dura batalla, el proletariado minero asaltaba el arsenal de la plaza Antofagasta, y los mineros de Milluni, de Oruro y Huanuni6 construían comandos obreros de ataque contra el gobierno7. La ciudad, ocupada por las fuerzas militares , resistió tres días. Para tomarla, los obreros de Milluni, arrojan cargas de dinamita, mostrando la combatividad de la clase obrera, gracias a lo cual derrotan, junto al pueblo pobre, al aparato represivo del estado burgués. Las fuerzas represivas del estado habia sufrido un golpe que podía ser mortal a manos del movimiento revolucionario, los contingentes obreros controlando ya las armas mantenían la situación en sus manos. El comando obrero permitió combatir de forma organizada a la milicia rosquera y fue uno de los actores claves en los enfrentamientos.

Víctor Paz Estenssoro, que había sido desterrado a Argentina, fue proclamado presidente el 11 de abril de 1952. Al mismo tiempo, el 17 de abril fue formada la COB (Central Obrera Boliviana) que en sus inicios centralizaba a 40 mil trabajadores. La COB contaba con su propias fuerzas armadas de obreros y campesinos, «los mineros estaban seguros de que sus milicias debían ser la única fuerza armada» 8 La COB se constituyó como el único poder existente, decretó la nacionalización de las minas, y los sindicatos armados, integrantes de la COB, mantenían un poder al margen del «presidente democráticamente elegido». Estaba planteado avanzar hacia un gobierno obrero y campesino basado en las milicias obreras creadas en la lucha del 9 de abril, lo cual se hacía objetivamente posible si se impulsaba la destrucción total del estado burgués y la instauración de un gobierno que impusiera el control obrero el las minas y una reforma agraria radical, la ruptura con el imperialismo rosquero y la construcción de un gobierno de los trabajadores.

La Revolución derrotada

El proletariado en armas logró destruir al ejército, pero no pudo conquistar el poder. Desafortunadamente, las direcciones reales de la COB, provenientes del MNR como Juan Lechín, lograron mantener y contener el impulso revolucionario de la clase obrera. Paz Estenssoro observando la profundidad del proceso y temeroso de una eventual caída de sus gobierno, otorgó a las masas concesiones limitadas (sufragio libre, reforma agraria mínima) que le permitieron obtener consenso y confiabilidad ante las masa insurrectas, con el objetivo inmediato de contener y pasivizar el movimiento revolucionario
En 1953, después de lograr un amplio margen de aceptación y confiabilidad ante la COB, llamó a la creación y reestructuración del ejército regular destruido en 1952.
El Comando Obrero, único órgano armado, fue sustituido por un ejército regular al servicio del estado burgués.
El POR; lejos de pelear por una estrategia de independencia de la COB frente la MNR, siempre se ubico en el apoyo «critico» al gobierno del MNR a cargo de Paz Estenssoro, al igual que Stalin y Kamenev ante el gobierno provisional antes de la llegada de Lenin en Abril de 1917. El apoyo del POR a los elementos de izquierda de la COB y el MNR, no les permitió desarrollar una extensión de los elementos soviéticos de la COB; la autoorganización de las masas.
En 1952, tras la creación de la COB, como organismo de autodeterminación de las masas, no existió un partido que pudiera brindar una perspectiva independiente de las salidas del MNR y Paz Estensoro.
La falta de un partido revolucionario que luchara para que la COB encabezara un gobierno obrero y campesino, permitió al MNR y a Paz Estensoro dar marcha atrás al proceso revolucionario.

NOTAS
1 Como dijimos en el anterior articulo Guillermo Lora fue el redactor de las Tesis de Pulacayo aprobadas en 1946 por el congreso de la FSMB.
2 Guillermo Lora, Ensayo critico, Editorial difusión, 1963. p. 43.
3 Realizado en 1947 en Atocha, vease Liborio Justo La revolución derrotada. www.ceip.org.ar.
4 La junta provisional de unidad nacional en 1946 realizaron elecciones habiéndose presentado Enrique Hertzog por el Partido de la Unión Republicana Socialista y Luis Guachalla por el PIR, ambos tras un acuerdo, decidieron cerrar filas por la elección de Hertzog aumentando la política pro imperialista y represiva delos intereses de la oligarquía y la rosca minera.
5 El MNR dirigido por Vicotr Paz Estenssoro en el exilio, logró simpatizar con un sector de las masas empobrecidas tras la apropiación oportunista del programa de las Tesis de Pulacayo.
6 Vease Liborio Justo La revolución derrotada. www.ceip.org.ar.
7 Un observador comentaba: «Los combatientes, gente noble y buena, gente del pueblo, no supo que decir mas que.. ¡Viva la clase Obrera¡ ¡Viva la Bolivia Libre¡ ¡Abajo la Rosca ¡ Nestor Taboada Terán «La aurora del anhelo victorioso» Antología de la revolución, La paz, 1954. p.73.
8 Liborio Justo La revolución derrotada. www.ceip.org.ar.

Artículos relacionados: Historia de las revoluciones









  • No hay comentarios para este artículo