Catedra Karl Marx

Nace la revista Contra la Corriente

13 Mar 2009   |   comentários

Recientemente apareció el primer número de la revista Contra la Corriente, publicación editada por la LTS-CC y elaborada por un grupo de camaradas, que dedicamos parte importante de nuestra actividad militante a impulsar la cátedra libre Karl Marx.

La intención de la revista es poner la elaboración intelectual al servicio de las luchas actuales de los explotados y oprimidos, desarrollar el análisis marxista en torno a los problemas candentes de nuestro tiempo, y luchar -en la trinchera de las ideas-, contra el pensamiento dominante.

Es por eso que este primer número incorpora una sección centrada en la situación política nacional y las perspectivas para los trabajadores, abordando la ejemplar lucha del magisterio de Morelos en el 2008. Asimismo, la crisis económica y sus perspectivas ocupa un lugar central, expresado en una sección dedicada al tema. Por otra parte, incorporamos una serie de artículos centrados en el último ciclo de la Cátedra Libre Karl Marx, debatiendo con las tergiversaciones y visiones vulgares del marxismo, que lo presentan como catastrofista y/o gradual-positi-vista, reivindicándolo como una teoría capaz de explicar dialécticamente la realidad y de proporcionar las pistas para su transformación revolucionaria. Junto a esto, una serie de trabajos dedicados a importantes gestas de la lucha de clases en México y en el mundo, como es el movimiento del 68, las jornadas revolucionarias en Haití en 1946, y una aproximación critica al pensamiento del marxista mexicano José Revueltas, entre otros artículos.
La presentación que realizamos en la Facultad de Filosofía y Letras, el pasado 24 de febrero, con la participación de Massimo Modo-nesi, contó con una nutrida asistencia, demostrando que las ideas de Marx despiertan -en el actual contexto de crisis económica y social-, una avidez manifiesta. Y que las mismas son percibidas, por un número creciente de jóvenes y trabajadores, como una alternativa ante la crisis de las ideas que en las décadas previas justificaron la dominación burguesa.

Poner al marxismo a la ofensiva

A pesar de que la crisis actual del capitalismo abre la posibilidad de llevar las ideas fundamentales del marxismo a las nuevas generaciones de trabajadores y estudiantes, la labor de la mayoría de las organizaciones que se reclaman socialistas, está, en este terreno, muy por detrás de las necesidades del momento.

Parecería ser que la ofensiva burguesa de las últimas décadas impactó también a muchos que se reclaman socialistas que, abandonaron la lucha de ideas, dejándole el terreno libre al pensamiento dominante y/o a las distintas variantes de corte reformista y populista. Muchas veces justificado en nombre de la «militancia práctica», otra en nombre de «las urgencias del momento», se terminó cayendo en un pragmatismo que, hacia «adentro», generó una militancia incapaz de explicar -de forma sencilla y accesible para cualquier estudiante o trabajador- los principios del marxismo y las falacias del pensamiento burgués y reformista, y hacia «afuera» se expresó en una casi inexistente producción teórica, en el escaso interés por desarrollar publicaciones que sirvan para desarrollar y actualizar el marxismo, de cara a los nuevos debates teóricos y los acontecimientos de la realidad nacional e internacional .
En síntesis, muchas organizaciones y compañeros desarrollaron una actitud alejada de un principio fundamental: no hay práctica revolucionaria sin teoría revolucionaria. Esto tiene consecuencias prácticas: el abandono de la lucha teórica y de la propia formación en el terreno del marxismo -que, como dijimos antes, debe ser recreado día con día- impide enfrentar correctamente los desafíos de la lucha de clases, y facilita la confusión y la declinación de las posiciones revolucionarias. No olvidemos el énfasis que León Trotsky -quien fuera
uno de quienes más desarrolló la teoría marxista durante el siglo XX-, ponía en el estudio de la dialéctica materialista para las organizaciones de la joven IV Internacional, y en particular para el partido norteamericano (SWP), para enfrentar el pragmatismo dominante en la sociedad de EE.UU.

Resulta entonces difícil pensar el desarrollo de una alternativa política revolucionaria sin una labor en el terreno de las ideas, que acompañe y vaya de la mano de las luchas programáticas y políticas.

La esterilidad del academicismo

Ejemplos del retorno de Marx lo vemos en el éxito de la Cátedra de entusiarmar a trabajadores, jóvenes y estudiantes, así como la demanda de la revista por parte de círculos de estudio en otras universidades del país. De igual forma, en el desarrollo y las repercusiones de iniciativas como el seminario de estudio de El Capital en la Fac. de Economía, o los seminarios «revisitando a Marx» o «las izquierdas latinoamericanas». Todo eso es sumamente auspicioso.
Si párrafos arriba remarcábamos la importancia de la labor teórica ante quienes la disocian de la militancia partidaria, igualmente hay que alertar en torno a que la labor teórica es en sí misma insuficiente. Para Marx, por ejemplo, se trataba no sólo de entender,
analizar y explicar el mundo que nos rodea, sino de proporcionar las vías para el cambio revolucionario, y «poner el cuerpo» en la tarea de bregar por esa transformación radical.

La actividad práctica implicaba la construcción de una alternativa política revolucionaria de los trabajadores, de lo cual son testimonio tanto la Asociación Internacional de trabajadores (I Internacional) como la construcción de partidos revolucionarios en muchos países en el transcurso del siglo XX. No hay que perder de vista, entonces, este principio fundamental: no puede separarse-en los términos que lo entendían Marx y las posteriores generaciones de marxistas- teoría y práctica; y la máxima expresión de esa unidad se da alrededor de la construcción de un partido revolucionario de la clase obrera, que integre en su seno a lo mas avanzado de la intelectualidad marxista y de la vanguardia obrera, y que desarrolle una labor incesante en el terreno teórico, programático y político. Estos postulados implican -que duda cabe- una discusión, tanto en torno a la noción de partido, como en cuanto al programa y la estrategia política.

Es para avanzar en ese debate que, desde la cátedra libre Karl Marx y la revista Contra la Corriente, proponemos abrir la discusión, amplia y pública. Convocamos a organizar-lo conjuntamente a los compañeros y colectivos que desarrollan distintos esfuerzos en la difusión del marxismo, como los distintos círculos de estudio, seminarios y jornadas que se están realizando en distintas escuelas de la UNAM u otras universidades.


CATEDRA LIBRE KARL MARX

EN SU XI CICLO PRESENTA: EL RETORNO DE MARX LOS FUNDAMENTOS DE LA TEORÍA REVOLUCIONARIA PARA EL SIGLO XXI

I. Los fundamentos filosoficos del marxismo. La dialectica materialista. Una concepción no gradualista del desarrollo histórico.

II. El Materialismo histórico. Conceptos fundamentales. La critica de la sociedad de clases y su transformacion revolucionaria.

III. El descubrimiento conceptual de Marx: la plusvalía. Las tendencias a la crisis y a la catástrofe de la economía capitalista.

IV. La teoría de la revolución en Marx y Engels. El marxismo revolucionario en el siglo XX: Lenin, Trotsky, Gramsci, Luxemburg. Clase obrera, autoorganización y partido.

V. Foro debate: Las perspectivas para el socialismo revolucionario a
inicios del siglo XXI.

Inicia
Martes 10 de marzo. Salon 114 de la Facultad de Filosofía y Letras de la UNAM. 14 hs.

Mayores informes e inscripciones, escríbenos a
catedra.karlmarx@gmail.com

Artículos relacionados: Catedra Karl Marx









  • No hay comentarios para este artículo